La generación 2019 tuvo su tradicional té Madre e Hija en la Casa Alma Mater